sábado, 25 de octubre de 2014

Incompletos #1

Era el rubio de los 21 kilates.
Viajaba ocasionalmente en barquitos de histamina y veronal, pero la fiebre del oro la sufrían siempre los otros.

Parecía mirar con todo el detalle de una laguna italiana mezclada en la paleta de Singer Sargent, y era esa la dosis exacta del narcótico perfecto.

La mancha en la retina fue culpa de una flor de papel plastificado que nunca quise despertar. Y es bien sabido que algunas de las obras más bellas están hechas de recortes superpuestos en Jardín Imaginario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario