sábado, 23 de agosto de 2014

Una vez dibujé un corazón de hielo en la ventanilla de un coche mal aparcado, y estuve preguntándome todo el invierno si lograría encontrarlo para que me contase cómo es viajar con tu nombre escondido bajo las estrellas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario