lunes, 12 de mayo de 2014

Conocían sólo los peces de ciudad la forma de nadar en ríos de asfalto y evitar el exceso de tráfico en los afluentes.

Pero a vivir del humo y aletear las calles también se aprende