miércoles, 8 de enero de 2014

El problema de mi Cenicienta fue que aparte de los zapatos, tenía también los sueños de cristal

No hay comentarios:

Publicar un comentario