lunes, 8 de octubre de 2012

Ideal


Eres una constelación más en el infinito,
pero la incertidumbre de tus coordenadas enciende el brillo de tus estrellas.
Conocer tu paradero exacto te restaría todo el atractivo.
El color de tus ojos lo he leído en algún libro, y en sueños, inventé el sabor de tus labios.
Amarte es admirar la idea de que existes más allá del mar, al otro lado del horizonte.
No eres más que una sucesión de eventos, nada menos que una ilusión artificial.

Solo eres un beso atrapado en el obturador, los silencios de este pentagrama.