miércoles, 26 de septiembre de 2012

La clara diferencia existente entre la eternidad y el roce de tus labios reside en la fugacidad de la primera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario